El microblading sigue siendo una técnica predilecta a la hora de cambiar el aspecto de nuestras cejas. Y es, por mucho, un tratamiento revolucionario contra la alopecia.

En nuestra clínica siempre nos hemos enfocado en los cuidados pre y post microblading para prevenir infecciones y otras complicaciones, garantizando siempre el bienestar del paciente. Pero cuando se trata de realizar microblading durante embarazo, las preocupaciones aumentan.

No se trata de la pigmentación en sí, sino de la incomodidad y el estrés que se puede llegar a experimentar durante el tratamiento de microblading estando embarazada. Tengamos en cuenta que en esta etapa la piel de la mujer es mucho más vulnerable y debido a los cambios hormonales, es común sentir más dolor.

Los pigmentos en el microblading

Estamos en lo correcto cuando pensamos que los pigmentos utilizados en la micropigmentación son de naturaleza química. Pero también es verdad que las técnicas de fabricación y control han evolucionado en beneficio de la salud y del medioambiente.

El microblading es una técnica novedosa porque consiste en implementar pigmentos hipoalergénicos y ecológicos como principio fundamental del maquillaje natural. Estos suelen ser de origen mineral y al depositarse en la capa basal de la epidermis, rara vez producen reacciones alérgicas.

Las probabilidades de que este tipo de pigmentos ingresen en la sangre y causen daños significativos son prácticamente nulas. Por consiguiente, cuando se trata de una mujer en estado embarazada, las contraindicaciones se relacionan directamente con otras causas.

Infecciones durante el embarazo

Durante el embarazo las mujeres experimentamos cambios drásticos en el organismo. Cambios que incluso se reflejan en nuestra piel, aumentando la sensibilidad de la misma.

Por ello, aún con los correctos cuidados de higiene y salubridad, las posibilidades de contraer infecciones durante el embarazo son altas. De la misma forma, si la futura madre no cuida adecuadamente la zona tratada, podría infectarse y sufrir problemas relacionados con la temperatura corporal (problemas de tensión). Los antibióticos y medicamentos para tratar infecciones, por otro lado, podrían ser contraproducentes tanto para la madre como para el bebé.

En este punto también debemos hablar sobre la influencia de las hormonas. Y es que debido a esto pueden ocurrir leves cambios de tonalidad y el resultado no podría ser el esperado.

Dolor o sensibilidad a flor de piel durante el embarazo

Para garantizar resultados naturales óptimos, los especialistas del microblading utilizan diferentes tipos de agujas durante una sesión. La elección de las agujas dependerá, como es de esperar, del tipo de piel y del trazo que se desee realizar.

En circunstancias no extraordinarias, el microblading no suele ser doloroso. Pero cuando hablamos de un embarazo, la sensibilidad está a flor de piel. Esto también se debe al nivel hormonal por el cual atravesamos cuando estamos encinta.

Microblading y embarazo: ¿Cuándo puedo realizarme el tratamiento?

De seis a nueve meses después de la lactancia puede que ya estés lista para una sesión de microblading. Por otro lado, si el proceso de lactancia ha sido interrumpido, es posible realizar una sesión una vez cumplidos los seis meses.

En todo caso, siempre aconsejamos consultar con tu médico de confianza antes de tomar una decisión tan importante. Recuerda que cualquier tratamiento de belleza debe asegurar el bienestar general del paciente, de manera que el bienestar de tu bebé debe ser la prioridad en este caso.

Por lo tanto, como medida de prevención y mitigación de riesgos, lo mejor es esperar. Sólo piénsalo, estás en una etapa importante y debes aprovecharla al máximo. Lo mejor que puedes hacer es experimentar el proceso sanamente para comprender que es posible cuidarte de manera distinta.

Cuando todo se “normalice” podrás invertir nuevamente en el cuidado de tus cejas. Mientras tanto, espera, disfruta y recuerda que para tu bebé serás la madre más hermosa de todas.

Si tienes cualquier duda o consultas, estaremos encantadas de atenderte.

 

¡Contáctanos en la Clínica de Majadahonda!