El microblading es una de las técnicas más utilizadas en la actualidad. Se trata de un tratamiento no invasivo que sirve para dibujar las cejas una a una de manera semipermanente.

La técnica consiste en rellenar pelo a pelo la silueta de las cejas para obtener un resultado mucho más natural. Esto nos permite reemplazar el tatuado como técnica convencional para lograr una apariencia realista y acorde a nuestras facciones faciales.

Sin embargo, como en el microblading se realizan pequeños cortes con un bisturí, es común visualizar pequeñas costras como parte del proceso de cicatrización. Si bien es perfectamente normal, parte del post tratamiento se basa en saber cuándo se caen las costras y del cómo debemos tratarlas para evitar infecciones a mediano plazo. En este post te lo explicamos mejor: microblading-cejas.com/blog-estetica/cuidados-cejas-despues-del-microblading/

¿Por qué sale la costra después de una sesión de microblading?

Como bien hemos mencionado con anterioridad, la costra del microblading forma parte del proceso de cicatrización del paciente. Recordemos nuevamente que durante el microblading realizamos pequeñas incisiones en la epidermis para facilitar la adición del pigmento.

Si bien se alcanza la profundidad correcta como para no dejar cicatrices, es común visualizar la aparición de costras alrededor de la zona. Si esto sucede, es importante tener cuidado, ya que es posible generar infecciones o cicatrices permanentes dependiendo del caso.

¿Qué costras pueden formarse?

Generalmente se forman pequeñas costras en la zona que ha sido tratada. Las escamas gruesas y las pústulas, por otro lado, representan un problema mayor.

De aparecer dichas pústulas, existe la posibilidad de perder parte del pigmento agregado a las cejas. Sin embargo, esto no suele ser común. Siempre que el tratamiento haya sido ejecutado con profesionalidad, no corremos el riesgo de sufrir escamas profundas que nos afecten significativamente.

En resumen, las costras del microblading deben ser tenues y ligeramente delgadas. Esto quiere decir que su aparición y aspecto deben coincidir con la técnica empleada en función del proceso de cicatrización.

¿Cuándo sale la costra del microblading?

Las costras más ligeras se pueden observar al cabo de 5 días. Después de cuatro días notaremos como la ceja proyectará una coloración más clara que la que tenía en un principio.

Esto es perfectamente normal. Recordemos que para el día 7 la costra mostrará signos de debilitamiento, por lo que la pigmentación de la ceja se tornará irregular y uniforme durante este período.

¿Cuándo se caen las costras?

Las costras suelen caerse después de los 5 días, aunque por lo general el día 9 suele ser el decisivo. Al caerse suelen afectar un poco el pigmento, pero no hay nada de qué preocuparse siempre y cuando las costras caigan de manera natural.
Si durante el proceso sentimos picazón, es importante evitar rascar la zona con los dedos o con algún artefacto. Si existe incomodidad, lo correcto es consultar con nuestro especialista para conocer todas las alternativas posibles.

¿Es posible evitar la aparición de costras en el microblading?

Como bien se mencionó anteriormente, la aparición de las costras corresponde a un proceso de cicatrización natural. Si bien es posible tomar acciones que contrarresten la aparición excesiva de costras, también es importante recordar que la formación de las mismas no siempre puede evitarse al 100%.

En todo caso, la intensidad y la coloración de las costras dependen de muchos factores. Entre ellos destaca el tipo de piel del paciente y la ejecución de la técnica.

En este punto vale la pena aclarar que existen dos formas de tratar las costras: mediante la cicatrización en seco o a través del uso de tópicos certificados y previamente recomendados por el especialista.

  • Cicatrización en seco: Dejamos que la costra aparezca para que posteriormente se caiga por sí misma. Generalmente esto afecta positivamente el trabajo realizado, haciéndolo lucir mucho más detallado y fino en comparación con la cicatrización a base de ungüentos.
  • Uso de tópicos: Es posible acelerar el proceso de cicatrización con cremas tópicas. En este caso la costra que se formará será más delgada, lo cual corresponde a un método efectivo en caso de comezón o irritación.

¿Cómo evitar la aparición de costras por el microblading?

Como la formación excesiva de costras puede afectar la aplicación del pigmento, los especialistas generalmente recomiendan limpiar la zona para deshacerse del líquido linfático que segrega la epidermis.

La higiene y el cuidado durante este proceso son cruciales, ya que los resultados dependen en un 30% de la técnica apropiada, un 40% del cuidado post tratamiento y el 30% restante corresponden a la asimilación natural del paciente.

  • Limpia la zona cuidadosamente con ayuda de un hisopo. La limpieza debe efectuarse los primeros 3 días después del tratamiento.
  • Recurre al uso moderado de cremas si el especialista lo recomienda y considere cubrir sus cejas con papel transparente de cocina antes de ir a dormir.
  • Al despertar retira el papel y limpia el líquido linfático con ayuda de un hisopo o un algodón húmedo. Recuerda evitar usar los dedos a toda costa.
  • Generalmente las pieles secas deben enjugarse con agua tibia y jabón neutro durante los primeros 5 días. Como hay que tener cuidado de no estirar la piel, se recomienda limpiar en forma circular para hidratar y suavizar lo suficiente.
  • Las pieles grasas, por otra parte, normalmente deben enjuagarse principalmente con agua tibia para evitar el uso de cremas grasosas. De requerir alguna hidratación específica, el especialista debe recomendar una crema post tratamiento ideal para este tipo de piel. Además, el uso del papel plástico de cocina debe moderarse para que el líquido linfático no se seque en la zona tratada.

Los primeros días notarás que las cejas se aprecian un poco más gruesas y oscuras de lo normal. Sin embargo, recuerde que en este punto el proceso de sanación ya ha iniciado.

Si el procedimiento de limpieza resulta exitoso, puede que la aparición de costras se reduzca significativamente. No obstante, las costras leves y el desprendimiento son inevitables, por lo que será necesario evitar rascar el área o arrancar la piel muerta de la zona tratada.

¿Qué pasa cuando se cae la costra del microblading?

Siempre que la costra se caiga por sí sola, el resultado será positivo. En todo caso, hay que seguir las recomendaciones del especialista sobre el cuidado de las cejas después del microblading.

Recordemos que la idea es optimizar el proceso de cicatrización para alcanzar los resultados esperados. Por lo tanto, es importante considerar el tiempo de recuperación como etapa decisiva.

Generalmente esta etapa dura aproximadamente de 6 a 8 semanas desde el momento en que aplicamos el tratamiento, hasta la total caída de las costras. Si bien la recuperación no es dolorosa, es importante guardar el debido reposo durante este tiempo.

Por consiguiente, es normal notar los cambios de coloración de la tonalidad aplicada. Al principio podemos llegar a pensar que estamos perdiendo pigmento, pero no es así. De hecho, esto sólo significa que nuestra piel se está regenerando de manera natural y que el proceso de cicatrización está por finalizar.

Una vez culminen las primeras 6 semanas, podremos acudir con el especialista. Este nos compartirá su apreciación sobre el caso y retocará las áreas que ameriten ser retocadas. Hecho esto, podemos estar seguras de que el tratamiento será efectivo aproximadamente durante 1 año y medio.

Para más información, no olvides contactarnos.

Somos especialistas en la técnica del microblading. Confía en nosotros.

Te estamos esperando 🙂